Forjador de Reyes CRLO

El barranco del Río Espino

Séptimo día de campaña

Después de recuperarse de su encuentro con el boggard, deciden explorar hacia el noreste. Erend y Klohmnite dan con un claro en el que creen que habita una criatura. Aun tomando las medidas necesarias son sorprendidos por ella, pues no cuentan con que estas criaturas tienen desarrollado sus olfatos casi al límite de lo sobrenatural. Ante ellos se encuentra un jabalí que reconocen al momento como Destripacolmillos. Aquel sobre el que Vekkel había puesto al grupo sobre aviso y había prometido una recompensa por su cabeza. Aunque el animal es terrible y muy dañino, el grupo logra acabar con él de forma asombrosa, gestándose la leyenda de Erend. Limbor, Laine Wing Klohmnite y Aixrael coordinan sus fuerzas para prestar ayuda en la batalla y herir al animal con sus armas o conjuros y Sumak invoca su furia para aturdirle con sus estrategias. Una vez abatida la bestia, le cortan la cabeza y la llevan al puesto de Oleg de vuelta para cobrar la recompensa. Por el camino encuentran a Eric y Pulgoso que se unen al grupo. Ya en el puesto, Oleg les da oro por los productos que ha podido vender y hacen llamar a Vekkel para contarle sus hazañas. A su llegada, este recompensa a Erend con un arco de gran factura y un carcaj con 6 flechas que son mágicas.
Rearmados y listos, deciden salir a explorar de nuevo la Marca. Esta vez van delimitando desde la cabaña de Bokken para abajo y en dirección al bosque.Sus pasos se dirigen al oeste ahora, y los exploradores hacen una llamada al grupo sobre un viejo árbol que quemado por un rayo, asemeja la forma de una mano. Una vez allí descubren una zona de tierra que ha sido removida. Su hallazgo consiste en un alijo escondido por unos ladrones hace unas lunas. Aunque alguno de los objetos están en mal estado, se pueden hacer con varios que están muy bien. La mayor parte es equipo para mago, así que Eric se queda con ello.
Al oeste de nuevo hacen un importante hallazgo, de nuevo los exploradores se percatan de una cueva que parece tener algo especial. En el interior algún héroe muestra que los lugares dónde las paredes brillan, muestran vetas de oro. Con lo que con el tiempo, herramientas e infraestructura, podrían llegar a explotar la mina. Marcan el lugar y continúan hacía el oeste.
Aquí el río Espino ha creado un barranco a su paso y el paso está habilitado por un desvencijado puente. La construcción es crucial en este punto, pues es el único paso que tiene en millas a la redonda. O bien se rodea la zona o bien se cruza por aquí. Aunque al final Eric y Aixrael son incapaces de cruzar y casi ponen en peligro sus vidas, el resto del grupo lo hace con mayor o menor acierto. Al final el grupo dividido decide explorar la zona mientras los que no han podido cruzar les esperan. Una vez concluido, se reúnen de nuevo y encaminan sus pasos, de nuevo, hacía la aventura.

Comments

senkosan senkosan

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.