Forjador de Reyes CRLO

La tribu kobold Escamahollín

Octavo día de campaña

Reunido el grupo, después de su periplo por la garganta del río Espino, deciden volver a la tienda de Oleg y rearmarse de nuevo.
La exploración les lleva esta vez a bordear las tierras por la parte mas oriental del plano, después de varios días de camino y exploración sin hallar nada destacado, llegan a un vado desvencijado. Antiguamente este paso del Río Alcaudón se pasaba por un puente de peaje que ahora está completamente inservible aunque hay aun una cuerda que llega de un extremo a otro. En un cartel al lado ponía: “Cruce de Ortigas-5 pc- tocar la campana para solicitar servicio”. Atraídos por este hallazgo, el grupo hace sonar la campana y al instante de las aguas frías sale una figura similar a un cadaver podrido que lleva una chorreante ronca entre sus manos y que flotando sobre las aguas se dirige a ellos y les dice: “No sois mis torturadores, arrojad el cuerpo de Lord Venado al río para que pueda ver su muerte, o uníos a mi en su lugar”. Con sentido común, el grupo decide dejar en paz a la criatura y si les es posible cumplir con la misión de lanzar a Lord Venado al río.
De nuevo en marcha, el grupo se topa con una caverna que se abre a la base de una loma. En ella hay unos kobolds que hacen guardia. Decididos a entablar tratos con ellos Limbor se adentra y es llevado ante el jefe de la tribu. La tribu tiene por nombre Escamahollín y el lider está muy preocupado. De un tiempo a esta parte están en guerra con los canijos que habitan la zona porque les han robado una estatuilla sagrada que es la causa de la maldición que padecen. Todo ello asegurado por su chamán, un kobold de color raro que responde al nombre de Tartuk que lleva un cuervo al hombro llamado Ticotazo. Sacrifica a algunos de los kobolds que enferman para paliar los efectos de la maldición. Pronto el mediano se da cuenta que en la historia hay más de lo que parece y que el jefe está subyugado a la voluntad de este misterioso chaman.
Mientras el resto del grupo desespera al no tener noticias y decide atacar la guarida de los escamahollín para rescatarlo. Después de deshacerse de los vigilantes, aunque estos dan la alarma, rescatan a un canijo encerrado en una celda que pronto les traiciona para irse. Así que deciden progresar en la cueva para encontrar a Limbor. La ventaja numérica, las trampas de pozo y el desconocimiento (una vez más) de los enemigos casi hace que estos salgan derrotados, siendo Limbor el que peor lo pasa, pues se ha de enfrentar en una huida alocado por los pasillos de la cueva contra el grueso de fuerzas creyendo estos que el mediano les había tendido una emboscada. Consiguen reunirse y acabar con todos, pero en la refriega, Tartuk y Ticotazo huyen después de conjurar un hechizo de invisibilidad.
Terminada la amenaza deciden explorar la zona y entre los objetos que hayan, uno de ellos es el anillo de boda de Svetlana, dan con un diario del chaman que explica su historia. En realidad es una gnomo que los lugareños rescataron de la muerte pensando que había sido un héroe cuando lo único que pretendía era haber salvado su pellejo. El hechizo salió mal y le convirtió en aquellas criaturas que más aborrecía, los kobolds. Desde entonces, dedica su vida a manipular a los de su especie, para primero lograr su venganza contra todo el pueblo, matándolos, y luego para atrapar en espirales de autodestrucción a las tribus en las que se infiltra. Apoyado por sus habilidades mágicas, consigue hacer creer sus planes y va acabando con todos los grupos a los que se une. También hayan un pergamino de levitar, con el que Tartuk pretendía poner fin a su vida suicidándose desde la altura cuando hubiese decidido poner fin a su triste existencia.
Desvelado el misterio, los aventureros se han ganado un nuevo enemigo, aunque para que este llegue a importunarlos deberá de lamerse primero las heridas. ¿Conseguirá Tartuk reponerse y ser de nuevo una amenaza para el grupo?

Comments

senkosan senkosan

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.